jueves, 30 de agosto de 2012

El truco del Cero





Sorpresa, estupefacción, asombro, y hasta…alguna sonrisa de admiración. En el preciso momento de abrir el cajón, todos los congregados pudieron comprobar que la levedad se debía a la ausencia de quien debía ocupar ese lugar.
Matteo Sorrentino había cultivado la fama durante muchos años, y a pesar de llamarse realmente Genovevo Marcial Del Pueblo Cercano Decimotercero, desde el comienzo de su carrera asumió que llamándose así y habiendo nacido en Calasparra, Murcia, tendría que irse muy lejos para ser tomado con la seriedad que su labor merecía.
La vida le había dado varios dones, y tal vez los más destacados eran unas facultades atléticas envidiables. Obtenidas…dicen, que de saltar desde balcones de bellas señoras y señoritas para escabullirse con pies en polvorosa.
Su padre, que lo veía venir ya de pequeño, le sugirió la idea y “Cero” -para los más allegados-, aprovecho la visita al pueblo de un espectáculo circense para enrolarse en lo que llegaría a ser su vida y de lo que recibiría toda la posterior fama.
Dicen que tenía una capacidad innata que durante las doce generaciones anteriores, ninguno de sus predecesores explotó: era vidente.
Todos los números en los que intervenía, requerían de un proceso de concentración, en el cual, como truco, usaba una visión a modo de flashback de un momento pasado de su vida. Daba igual si era en el trapecio, lanzando cuchillos o de funambulista en el alambre. Nunca repitió una misma escena, por lo que…claro, con el paso de los años, ya agotados sus recuerdos pasados, tuvo que recurrir al momento presente.
Fue por tanto, la noche que le tocaba el que sería su último número, el de escapismo encadenado desde un cajón sumergido en una piscina de agua, cuando en los momentos previos al número dudó. Y vaya que si dudó, no hubo manera de convencerlo de que entrara, por lo que al público enfadado la entrada se le devolvió.
No fue de extrañar por tanto, la reacción de quienes en el momento de abrir la tapa del cajón que le serviría de ataúd, cuando al acercarse para ver el contenido, encontraron una nota que decía:
“Sí, síiii, jajajajaja…y vosotros queríais que yo me metiera allí”.

 Como algo se me tenía que quedar de todo ésto, algún truco pude aprender de Cero, y es el de duplicarme: hoy estoy aquí, y a la vez en "La Charca de las Ranas" de Puck.

18 comentarios:

  1. ¡Fantástico truco!

    Puede que lo ponga en práctica la próxima vez que vea un marrón venir de lejos : una nota y a ¡volar!.

    Tu truco de "duplicación" tampoco está nada mal : las charcas es un buen sitio para llegar corriendo. ;)

    Besos Enmascarado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya nos gustaría ¿verdad?

      Besitos Laura

      Eliminar
  2. Sin haber bebido, hoy te veo doble, Enmascarado.

    Estoy con Laura, tu micro plantea un gran truco a la hora de hacer frente a los marrones.

    Buen relato.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedrooo, tú tambien...
      Pensé que eran imaginaciones mías, pero va a resultar cierto.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Mejor que Houdine, jajaj
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto...Lapislazuli. Alumno aventajado que fue.

      Un abrazo.

      Eliminar

  4. Pues, parece que por fin el Cero ha tenido una visión futurista muy acertada.
    Visionó que encadenado dentro de un cajón sumergido en una piscina dejaría de ser el Cero y pasaría a “haber sido el Cero”, y se dijo :
    ¿Quién, yo?
    Y allí se puso a escribir la nota…

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida ana de las suturas. Con una sola que tuvo fue suficiente.

      Besitos.

      Eliminar
  5. me ha encantado! la forma en la que lo narras acompaña las aventuras del personaje... impecable!!!!
    (ayer entrè varias veces pero siempre que quería comentar pasaba algo!!!) :(
    ahora estoy escondida, que mi entorno no se entere que estoy leyendo y comentando, que nadie me interrumpa, shhhh!!!
    ;-D

    SALUDOS ENMASCARADO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus halagos e insistencia en el comentario escarcha.
      Ese silencio exigido, viniendo de ti, debe ser sepulcral, cuidado con los sobresaltos.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Este tío era un crack!
    Polifacético donde los haya.
    Vaya que si, el último numero fue sin duda el mejor, y la notita con guasa no tiene precio, un numero especial y nunca visto!

    Genial como lo has contado, y los nombres anda que no te gusta enredar!!
    (sonrío)

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gala, el truco perdecto para el escaqueo.

      Besitos.

      Eliminar
  7. Más listo que el hambre...
    Anda que le van a engañar.

    ResponderEliminar
  8. Jejejejejje no le pilla ni un galgo... Me ha gustado mucho.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rosa, es lo que tiene ir siempre un paso por delante.

      Besitos.

      Eliminar
  9. El truco final y el mejor, muy buen final el de tu micro.
    Y de paso se ve que algo se te ha pegado ¿no? También en la charca, voy a ver.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El último lo inmortalizó.

      Gracias Ely, besitos.

      Eliminar