jueves, 19 de julio de 2012

Charcas y barro



Con el verano el trastorno alteraba la vida en la charca, lejos de lo rutinario, tedioso y del calor vaporoso, se vivían aventuras y algunas revoluciones acaecían, donde Guille y los demás, haciendo cosas de las suyas, siempre aparecían.
-Antes, cualquier momento era bueno para echar una siestecita – dijo Pepita Verdecita –.
-Con estos calores y encima esos diablos de chiquillos… –le apuntó el sapo Japo-.
-Deberíamos darle un escarmiento –gritó el lagarto, que ya estaba harto-.
Alberto, que parecía el más despierto, oyó lo que decían sus vecinos charqueros, por lo que no tardó en idear algo que sorprendería hasta al más calvo.
-¡Tengo una idea! Creo que esta noche reirá hasta la más fea.
¿Qué habrá descubierto este búho que no para de tramar?- Pensaron todos al oír el grito de Alberto-.
-Tú, Pepita, tienes fama de croar bastante, avisarás para que vengan todas las ranas. Que se entere hasta la más distante.
Tú, Japo, que ganaste el concurso de quién más se inflaba, convocarás de nuevo a todos los rivales. Y de paso que traigan flautas y timbales.
A ti Cirilo, que eres el que más se parece al cocodrilo, correrás la voz de fiesta para elegir al más feo y dientilargo lagarto, se llevarán un susto de infarto.
Las horas previas transcurrieron entre ensayos e instrucciones, todos reían y les pareció un plan de cojomelindrones.
Con la caída de la tarde, cuando el cielo se ponía rojo, a pesar de no haber pegado ni un ojo, estaban ya todos expectantes. Todo estaba acordado,  Alberto, que para estas cosas era un experto, parecía que se había aliado hasta con la luna, ya que por no haber luz, es que…no había ninguna.
Un camino de luciérnagas brillantes era visible desde lo alto, donde Guille y los demás preparaban un nuevo asalto. Armados de cañas con punta y tirachinas, se pusieron en marcha ansiosos de añadir ésta a las otras escabechinas.

Hasta que sin darse cuenta, y por el camino iluminado, hasta unos metros de la charca creían haber llegado. De pronto, todas las luciérnagas se apagaron, por lo que casi a oscuras quedaron, sin más luz que la que Guille llevaba de su mechero, que para eso era el primero.

Les llamó la atención el extraño ruido de la charca, siempre tan calladita, pero que hoy estaba tan escandalosa, debido a la visita de todas las amigas de Pepita. Por lo que caminaron y mientras…todos los sapos se inflaron. Y se inflaron y se inflaron y se inflaron, y cuando los críos se adentraron, todos los sapos se apartaron.
Cayendo y resbalando todos se pusieron calados de fango. Con los dedos sucios y mojados se limpiaban los ojos aún incrédulos y engañados. Era el momento de dar las luces de nuevo para el concurso de belleza, y ahí estaban todos ellos feos y tirados, compitiendo con los lagartos, enseñando los dientes y gritando asustados. Huyeron todos despavoridos, y se fueron a la porra, donde quien gana es quien más  corra.
La disco estaba montada, las luciérnagas ponían las luces intermitentes, los sapos se carcajeaban, las ranas croaban y los lagartos posaban. Se lo pasaron tan bien que hasta las chicharras, se apuntaron esa noche a la fiesta de Alberto, que era aclamado campeón.
Como el búho que había logrado que a Guille y los demás, esa noche, el culete le hubieran calentado sus mamás.


27 comentarios:

  1. jajajaja EXCELENTEEEEE!!!
    Ya mismo estoy sacando una impresión de este texto para que lea mi hijo que es fanático de los cuentos con animales.

    abrazos Enmascarado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegra saberlo. Gracias, espero que le guste.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Jajajaja, salieron escaldados los niños.
    Anda que no la liaron parda, desde luego cuando llegaran a casa no me extraña que sus mamas les pusieran el culo calentito, irían hechos un cuadro de barrro.

    Me ha encantado esta fiesta en la charca, con todos los amigos celebrando el triunfo.

    Pero ahora pienso.. quien no ha ido a la charca a cazar ranas? yo desde luego si. Me ha recordado mi infancia.. ;)

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre...es que alguna vez había que hacer justicia ¿no? de todas maneras, el Guille seguro que vuelve a la carga.

      Besitos.

      Eliminar
  3. Jajaja es una historia genial, además con qué gracia la has contado. Casi, casi que la podíamos cantar. Gran idea la de terminar con una buena fiesta para celebrar la victoria.

    Besos desde mi mar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Yashira. ¿Celebración? pues claro, toda gran batalla deja su momento para saborear la gloria.

      Besitos

      Eliminar
  4. Qué charca más divertida, bien merece un revolcón.

    Gracias Enmascarado. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuidado con los lagartos, que andan crecidos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Preciosa charca, Enmascarado!!!
    Al igual que Escarcha, ya mismo imprimo para mi nietito.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Patricia, espero que le guste.

      Besitos.

      Eliminar
  6. Todas las travesuras acaban con el culo morado...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uhmmm...no te creas, no te creas.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Extraordinario cuento infantil, Enmascarado. No tengo niños pequeños -ya han crecido- y tampoco nietos -pero no lo suficiente- pero lo guardo para el futuro.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pedro, me alegra que te guste.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Que buena: "La disco estaba montada, las luciérnagas ponían las luces intermitentes, los sapos se carcajeaban, las ranas croaban y los lagartos posaban".
    Saludos
    David

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pura realidad ¿no? no hay sini que darse una vueltita por ahí.

      Saludos

      Eliminar
  9. Genial!!! 'huyeron todos despavoridos y se fueron a la porra, donde quien gana es quien mas corra' "La disco estaba montada,,,,,,,,,,,,,, Te felicito!!

    Un abraXo!

    ResponderEliminar
  10. Magnìfica charca, todo es posible en ella.

    un fuerte saludo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fantasear es vivir otra realidad, en esta charca pasan esta cosas, y más.

      Otro saludo más fuerte todavía.

      Eliminar
  11. Oye Enmascarado, por casualidad el “Alberto” no tendrá un tiempito libre?
    Es que aquí en la charca que vivimos estamos necesitando algún Alberto que tenga los “pantalones” bien puestos… a ver si realmente ponemos ciertos “diablillos” en su correspondiente fango, huyen despavoridos y de una nos dejan en paz
    Por supuesto, que la disco va :-))

    Besitos charconianos

    ResponderEliminar
  12. Aún no ha llegado nuestro Alberto, aunque Mariano sería el sustituto perfecto de Guille.

    Besitos charcañoles.

    ResponderEliminar
  13. Un texto plagado de luciérnagas y fabulosos versos. Un texto original y con música propia.

    Besoss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Aniki, tus palabras suenan bonitas.

      Besos

      Eliminar
  14. jajaja, croak, croak, tú me entiendes
    saludillos

    ResponderEliminar
  15. De verdad que eres bueno, "en más carado".

    No conocía tu blog, un abrazo.

    Es que me encanta la gente que dice las cosas que "le salen" del alma¡¡¡

    Tienes arte. Ya lo sabes, para decirlo todo muy bién expresado. Y eso no lo sabe hacer cualquiera.

    Besoss. Bueno, ya nos veremos por ahí.Auque igual ni te reconozco con tantas máscaras...pero seguro que por ahí nos veremos.

    ResponderEliminar