martes, 12 de junio de 2012

Las perdices de la discordia




Se desconocieron en una tarde de otoño. Cincuenta años juntos, fueron suficientes para que Doña Beatriz y Don Servando, decidieran regalarse la libertad de la que desde mucho tiempo ya no disfrutaban.
Anteriormente, el enfrentamiento no era tan notorio, sin ser un par de indicios de violencia y agresiones verbales, la rutina y la invisibilidad de uno por el otro aún era mediada por Manuel, el hijo de ambos.
Previamente, hubo años de una marcada ignorancia en los cuales la relación de Beatriz y Servando no requería la intromisión de Manolo
Ya en su día, cuando la economía casera se lo podía permitir, Bea y Servi, tomaban algún que otro respiro. La dependencia  de Manolito, requería que ante un niño complicado estuvieran siempre alerta.
Desembarazada aún, veía como la ilusión se mezclaba con la ansiedad. Eran otros tiempos en los que la feliz pareja,  cada día buscaba y buscaba un fruto que diera otro aliciente a sus vidas.
Cualquier lugar, cualquier hora, cualquier momento servía para quererse y regalarse efusivamente todo el cariño que sabían.
El día que se conocieron fue el más feliz de sus vidas, esa niña tonta derramaba la bandeja de perdices estofadas sobre el feo y grosero cuatro ojos que no dejaba de molestarla, pero fue un día inolvidable, el intercambio de brakets, resultó irresistible.



23 comentarios:

  1. Es fácil acordarse del día que conociste a alguien pero muy difícil reconocer el día exacto del desconocimiento.
    Pienso que es algo lento, lento pero sin marcha atrás, por eso la dificultad de ponerle fecha.

    Un abrazo.

    xulita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal como existe un día en el que se conoce a uno por primera vez, no se instaura otro para desconocer. Es más una lenta enfermedad que consume desde el mismo día y que con recaidas y mejorías se lleva. Pero tienes razón.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Yo me desconocí de todos nada más nacer.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Brillante, Enmascarado!

    Un micro genial, estructurado de fin a principio, que nos cuenta una de las tantas historias de desamor que todos conocemos, con humor e ironía en dosis justas.

    Me has hecho reir y disfrutar. Durante unos años llegué a sentirme Servando y -entoonces- no estaba seguro de haber sido Servi alguna vez.

    Mis aplausos.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pedro, me alegra tu reacción.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Me gusta esta historia contada como el principio del fin. Y es que los cuentos ya no son lo que eran... nadie nos ha dicho que pasa despues de las perdices, y así nos va.

    Me encantó el momento braquets... muy divertido, pero sobre todo me ha gustado como lo cuentas, como las parejas (algunas, no todas, claro está) van encontrando sus momentos y reinventando sus vidas para seguir compartiendo.
    Es una pena que despues de tantos años algo tan bonito se rompa.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ´Gracias Gala, no la verdad es que los cuentos de amor ya no se cumplen. Preferí sacar las perdices antes de que les indigestaran.

      Besitos

      Eliminar
  5. Maravillosa historia de amor contada al revés. Qué difícil me parece hacerlo bien. Enhorabuena, te ha quedado de lujo, Enmascarado. Y ese intercambio de braquets me parece una perla preciosa como final de un principio de amor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Miguelángel, no era para menos, había que buscar un final del principio adecuado, pero tuve suerte ¿eh?

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Me gusta este cuento marcha atrás, me ha gustado mucho el desconocerse y y el desembarazarse...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así son las cosas al revés Rosa.
      Y se desbesan, pero más según se van haciendo más jóvenes.

      Besitos

      Eliminar
  7. la historia dada vuelta resulta un tanto triste! uno intuye que si se separan es porque no se llevan bien, pocos comprenden que hubo, en algún momento, deslumbramiento y amor!

    excelente texto y muy buena la forma de narrarlo.

    abrazos Enmascarado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno escarcha era la única manera de terminar bien una historia así, dando la vuelta. Si nos miráramos más y tubieramos en cuenta esto, más de un caso perdido quedaría encontrado.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Me encanta eso de "se desconocieron" y "desembarazada". Has construido desde el presente hasta el pasado para culminar con un final "embraquetado" excelente.

    Me ha gustado esta historia, ¡tiene perdices la cosa! :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Pues sí que tiene sí. desde al final al menos desde el principio. Gracias Laura

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Original, muy original. Me gusta ese empezar por el final para terminar en el principio. Y además me resulta muy visual, sobre todo esa escena del intercambio de brakets.

    Besitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eli, me resultó más agradable concluir la historia feliz.

      Besitos

      Eliminar
  11. desde el dia de los braquets estoy pegado a mi amada y no hay dentista que nos separe.
    necesito goma,no de mascar,sino goma 2.2 kilos.sin demora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno...no sé si felicitarte entonces o ir a salvarte jajajaja
      Saludos

      Eliminar
  12. Hola Enmascarado, buenas tardes. "Fueron felices y comierón perdices" Nunca entendi,
    me ha gustado la historia muy bien narrada, te felicito amigo,
    un abrazo, con cariño,
    Lola.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso fueron felices gracias a las perdices Lola, qué mejor que terminar la historia feliz ¿no?
      Gracias por tu cariño.
      Un beso

      Eliminar
  13. Espero volver pronto, en este momento tengo algunos apuros laborales y necesito mucha concentración.
    Gracias por vuestras visitas.

    ResponderEliminar